LLÁMENOS HOY MISMO - ES GRATIS Y CONFIDENCIAL (201)-548-3381

Abogados Especialistas en Casos de Accidentes y Lesiones Personales – Nueva Jersey – Nueva York – Área del Atlántico
EL VALOR Nos Define. LA JUSTICIA Nos Impulsa. LOS CLIENTES Nos Inspiran.

Abogados en Nueva Jersey para Casos de Abuso en Hogares de Ancianos2018-07-24T15:00:16+00:00

Abogados en Nueva Jersey para Casos de Abuso en Hogares de Ancianos

La familia y los amigos de un residente de un hogar de ancianos confían en el personal de estas instalaciones para cuidar a sus seres queridos con dignidad y respeto. Tristemente, lo contrario es muy a menudo el caso.

El abuso y la negligencia en el hogar de ancianos es un problema generalizado en aumento en todo el país. Un estudio de 2011 encontró que del 7 al 10 por ciento de los estadounidenses de la tercera edad sufrieron abusos en el año anterior. Sin embargo, el número verdadero podría ser mucho mayor; múltiples estudios han encontrado que el abuso de personas mayores no es informado debidamente. Un estudio afirma que solo 1 de cada 14 casos se denuncian a las autoridades, y el Estudio de Prevención del Maltrato a Ancianos del Estado de Nueva York argumenta que la cifra está más cerca de 1 de cada 25.

Hay 16,639 hogares de ancianos en los Estados Unidos, que suman alrededor de 1.73 millones de camas, de acuerdo con los datos del Centro Nacional de Abuso de Personas Mayores. En el 2008, más de 3 millones de estadounidenses residían en hogares de ancianos, y 900,000 ancianos adicionales viven en entornos de residencia asistida.

Un informe de la Cámara de Representantes encontró que casi un tercio de los hogares de ancianos de los Estados Unidos fueron citados por violaciones de las normas federales de atención durante un período de dos años. Aún más preocupante, aproximadamente el 10 por ciento de todas las instalaciones de cuidado a largo plazo cometieron violaciones que causaron daños a los residentes, lesiones graves o los pusieron en peligro de muerte.

Contrarrestar esta desafortunada tendencia implica tomar medidas legales contra el asilo de ancianos y responsabilizar a los abusadores. Los hogares de ancianos negligentes deben ser penalizados en casos de negligencia y abuso para que estas instalaciones se vean obligadas a cumplir con los estándares de funcionamiento esperados. Si usted o un ser querido han sufrido abuso por el personal de los hogares de ancianos, póngase en contacto hoy mismo con Maggiano, DiGirolamo & Lizzi para una consulta gratuita y confidencial. Investigaremos a fondo su reclamación y nos aseguraremos de que usted y sus seres queridos obtengan la justicia que se merecen.

¿Qué es el Abuso en el Hogar de Ancianos?

El maltrato a personas mayores constituye una acción intencional que causa daño o crea un riesgo grave de daño a un anciano vulnerable por parte de un cuidador u otra persona que se encuentra en una relación de confianza con el anciano, de acuerdo con el Consejo Nacional de Investigación. Es importante señalar que la intención es irrelevante, ya sea que el cuidador pretenda causar daño o no, poner al anciano en riesgo de daño o en forma de daño constituye abuso.

El abuso no es necesariamente una acción violenta contra el anciano; el abuso incluye no satisfacer las necesidades básicas de un residente de un hogar de ancianos o no protegerlo(a) de cualquier daño.

El abuso en el hogar de ancianos incluye:

  • Abuso físico: el uso de la fuerza física contra un anciano, que incluye golpes, puñetazos, bofetadas, patadas, ataques, sacudidas, quemaduras o empujones.
  • Abuso sexual: la iniciación de una actividad sexual no deseada con un anciano, ya sea a través de amenazas, engaño, uso de la fuerza o aprovecharse de un anciano que no tiene la presencia de la mente para consentir.
  • Abuso psicológico: el uso de palabras o acciones para asustar, menospreciar, amenazar, aislar, rechazar, humillar o intimidar al anciano.
  • Explotación financiera: control ilegal o indebido de las finanzas o propiedades de un anciano mediante el engaño, la coacción, la apropiación indebida, la falsificación o el robo.
  • Negligencia: la retención de la atención de un anciano que no puede cuidar de sí mismo, incluida la retención de alimentos, agua, medicamentos necesarios o atención médica.

¿Cuáles son las Señales de Abuso en el Hogar de Ancianos?

Está bien documentado que los ancianos que sufren abuso tienden a sufrir en silencio. Es posible que algunos ancianos no reconozcan las acciones como abuso, o que teman represalias o más abusos. Por lo tanto, reconocer las señales de advertencia de abuso puede ayudar a salvar la vida de un anciano o prevenir lesiones graves.

Las señales de advertencia de abuso en hogares de ancianos incluyen:

  • Tensión o discusiones frecuentes entre el cuidador y el anciano
  • Lesiones inexplicables, que incluyen hematomas, verdugones y cicatrices (especialmente si aparecen en los dos lados del cuerpo o parecen ser simétricas)
  • Falta de tomar los medicamentos con regularidad o informe de sobredosis
  • Cambios en la personalidad o el comportamiento del anciano
  • Anteojos rotos
  • La negativa del cuidador a dejar que usted visite al anciano estando solo(a) con él o ella
  • Señales de estar restringido
  • Enfermedades venéreas inexplicables o infecciones genitales
  • Pérdida de peso inusual
  • Úlceras por decúbito sin tratar
  • Condiciones de vida insalubres
  • Cambios repentinos en la situación financiera del anciano o retiros significativos de sus cuentas
  • Cambios sospechosos en testamentos, títulos, pólizas o poderes legales

¿Cuáles son sus Opciones Legales?

Si sospecha que un ser querido está siendo abusado en un centro de atención a largo plazo, es importante contratar a un abogado de inmediato. Muchos hogares de ancianos son administrados por organizaciones más grandes que dificultan que los demandantes presenten un caso sin ayuda, y cuanto más rápido se involucra un abogado, se puede reunir evidencia con mayor rapidez.

Los ancianos y sus familiares tienen varias opciones cuando se trata de presentar una demanda. Los demandantes pueden presentar acciones alegando abuso psicológico, físico o sexual, fraude al consumidor (abuso financiero), encarcelamiento falso (si el anciano fue retenido en contra de su voluntad), explotación financiera o negligencia.

Para entablar acciones legales contra un hogar de ancianos, usted debe probar que (1) el personal del asilo incumplió un estándar de atención aceptado o no cumplió con un reglamento estatal o federal, y (2) el incumplimiento de debe dar como resultado una lesión.

La ley de Nueva Jersey requiere que la víctima tenga 60 años de edad o más para calificar según los estatutos de abuso de ancianos. Bajo la ley de Nueva Jersey, alguien puede ser acusado de poner en peligro el bienestar de las personas mayores si el abusador tiene:

  • Un deber legal de cuidar (o ha asumido la responsabilidad continua de) la atención de un adulto que tiene al menos 60 años o vive con una discapacidad emocional, física o mental
  • Olvidada de cuidar la salud física o mental de la persona anciana o discapacitada, o no ha permitido que otra persona cuide adecuadamente las necesidades de salud física o mental del anciano

La Ley de Reforma de Hogares de Ancianos de 1987 exige que los centros de atención a largo plazo que reciben pagos de Medicaid o Medicare cumplan con ciertos estándares de atención para los residentes. La ley estableció ciertos derechos para los residentes de hogares de ancianos, incluido el derecho a no sufrir abusos, malos tratos ni negligencia; el derecho a la libertad de las restricciones físicas; el derecho a ser tratado con dignidad; el derecho a comunicarse libremente; y el derecho a expresar quejas sin discriminación ni represalias.

Póngase en Contacto con un Abogado para Casos de Abuso en Hogares de Ancianos de New Jersey

Usted y su familia merecen la tranquilidad de saber que sus parientes ancianos están bien cuidados. Maggiano, DiGirolamo y Lizzi están preparados para investigar las circunstancias de cualquier señal de abuso o negligencia en un hogar de ancianos. Llame a Maggiano, DiGirolamo y Lizzi al (201) 890-4838 o complete un formulario de consulta rápida hoy mismo.